Volver

Alfredo  me mira sonriente desde su lugar en la mesa  mientras yo termino de colocar la fuente con el asado sobre el fino mantel de hilo que solo saco en las ocasiones especiales. Hacía demasiado tiempo que estaba guardado. Nunca me ha gustado San Valentín. Me parece hortera y ñoño: los escaparates llenos de corazones, …

Sigue leyendo Volver

Anuncios

Hora de cenar

Sentada a la mesa de la cocina, Magdalena llora como una magdalena. No le gusta mucho que nadie la vea llorar, pero es que no quiere cenar. Sus piernas se balancean al compás de los hipidos que le provoca el llanto. —Deja de llorar, Magdalena —dice mamá, y le rellena el vaso con más zumo. …

Sigue leyendo Hora de cenar

Renacimiento. Vayamos por partes.

Sinceramente, envidio mucho a la gente organizada. Aquellos que son capaces de marcarse (y cumplir) un horario, una cantidad de trabajo determinada, un límite de tiempo… Si alguien tuviese que interpretar mi cuaderno de notas, se volvería loco antes de lograr descifrar nada. Soy caótica, un desastre. Tengo una nota aquí y otra allá. Papeles …

Sigue leyendo Renacimiento. Vayamos por partes.